Portada
Asturias Mundial

27/06/2018
Pina
Wim Wenders


 

 

 

 

 

 

 

 

"Danzad, danzad... de lo contrario estamos perdidos" Pina Bausch

 

 

Este documental es un magnífico tributo del cineasta Wim Wenders a una de sus grandes amigas: la coreógrafa  Pina Bauschespíritu libertario, fragmentado en las fronteras de cualquier orden; testimonio de armonía y violencia de los lenguajes que el cuerpo expresa.


Pina nos descubre el horror y la belleza de la diversidad contenida en nuestra piel, en cada piel; los mecanismos (incoscientes) que permiten comunicarnos con el cuerpo, materia prima y herramienta desterrada que emprende un viaje desde nuestras entrañas hacia otra dimensión ( simbólica, pre-verbal, dispersa, onírica, CONSCIENTE,..) que redefine el sentido creativo cotidiano; ofreciéndonos, con un giro inesperado, capacidad de resistencia, y en cierta medida, posibles salidas de nuestra vida (perdida-encontrada/individual-colectiva) domesticada.

 


 

 

 

 

 

  

 

                                                                       Sólo la voz, la piel, la superficie

                                                                       Pulida de las cosas.
 
                                                                       Basta. No quiere más la oreja, que su cuenco
                                                                       Rebalsaría y la mano ya no alcanza
                                                                       A tocar más allá.
 
                                                                       Distraída, resbala, acariciando
                                                                       Y lentamente sabe del contorno.
                                                                       Se retira saciada
                                                                       Sin advertir el ulular inútil
                                                                       De la cautividad de las entrañas
                                                                       Ni el ímpetu del cuajo de la sangre
                                                                       Que embiste la compuerta del borbotón, ni el nudo
                                                                       Ya para siempre ciego del sollozo.
 
                                                                       El que se va se lleva su memoria,
                                                                       Su modo de ser río, de ser aire,
                                                                       De ser adiós y nunca.
 
                                                                        Hasta que un día otro lo para, lo detiene
                                                                        Y lo reduce a voz, a piel, a superficie
                                                                        Ofrecida, entregada, mientras dentro de sí
 
                                                                        La oculta soledad aguarda y tiembla.

                                                                        Amor_Rosario Castellanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Introduce tu nombre o apodo:
Introduce el texto de tu comentario:
Caracteres restantes: 
1000

Introduce el código que se muestra en la imagen:
captcha

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.




ventanaenblanco.com. Todos los derechos reservados.
Diseño: esarte & codevent