¿Qué es el ASNEF y que pasa si estoy en él?

¿Qué es el ASNEF y que pasa si estoy en él?

 

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, más conocida bajo las siglas de ASNEF, está formada por muy diferentes tipos de entidades y empresas, ya sean de telefonía, aseguradoras, editoriales o muchas otras. Esta asociación cuenta con el mayor registro de morosos de toda España, en el cual aparecen todas las personas que tienen alguna deuda con sus compañías asociadas, independientemente de lo cuantiosa que ésta sea. Si una persona se encuentra inscrita en dicho fichero puede encontrar ciertas dificultades a la hora de solicitar un crédito a las entidades conformantes de Asnef o intentar contratar determinados servicios, ya que éstas comprueban el historial del usuario de todos los clientes potenciales. 

Este hecho no quiere decir que dicho usuario quede excluído de cualquier otra forma de financiación, ya que Asnef es de carácter privado y existen otras plataformas que sí conceden créditos con Asnef, puesto que no hay ninguna normativa que prohiba dar préstamos a personas que tienen deudas económicas pendientes. Está claro que cada una de las compañías crediticas tendrán una política de empresa totalmente diferente a la de las demás; algunas serán más restrictivas que otras. Habitualmente, las entidades bancarias sí suelen comprobar este tipo de ficheros antes de conceder un crédito, pero las plataformas crediticas online no, porque depositan confianza en sus clientes. Sí es cierto que esta segunda opción está más limitada, ya que ofrece cantidades máximas de dinero como, por ejemplo, un tope de 300 euros en la primera vez. Sin embargo, en la segunda operación se puede aumentar dicha cantidad a 900 euros aproximadamente. 

Las compañías virtuales que conceden préstamos con Asnef también ofrecen otras ventajas, como el hecho de no pedir un aval, es decir, no es necesario preocuparse por presentar ningún tipo de documento que implique a terceras personas para demostrar que el crédito será devuelto en el plazo indicado. Asimismo, se elimina otra de las trabas habituales que un usuario se puede encontrar si acude a un banco a pedir un préstamo: no se deberán justificar ingresos económicos regulares mediante la presentación de una nómina. Otras fuentes de ingresos pueden ser totalmente válidas, incluso una beca

Pedir un minicrédito de estas características es un proceso muy sencillo. Tan solo es necesario contar con un aparato elecrónico con conexión a la red para poder acceder a la página web de la compañía. Después, habrá que seleccionar el importe del crédito deseado y el plazo de devolución de éste. Por ejemplo, 200 euros a devolver en 20 días. Acto seguido, aparecerá el coste total del préstamo, con los gastos que éste conllevará. En este caso, habrá que entregar 239,26 euros. Estas empresas no esconden letra pequeña, sino que explican con claridad y concisión la cantidad final, sin dejar nada oculto. De esta manera, el cliente podrá saber si realmente podrá hacer frente a dicho gasto o no. Para poder completar este paso será necesario registrarse en la página, mediante un sencillo formulario online en el que se indicarán los datos personales del solicitante y un justificante bancario. Por último, si la verificación del préstamo es positiva, información que será comunicada por email, el dinero será directamente transferido en la cuenta bancaria previamente indicada por el usuario en tan solo unos minutos.

Dejar un comentario

captcha