Oviedo: "La Pixarra" ya tiene su parque en el Barrio de las Flores

Oviedo:

El Alcalde y el tataranieto de Emilia García han descubierto, esta mañana, una placa en la zona verde situada en el Barrio de las Flores, en Guillén Lafuerza.

 


Oviedo.-El alcalde, Wenceslao López, ha descubierto esta mañana una placa en el parque situado en el Barrio de las Flores, concretamente en la Colonia Guillén La Fuerza, en El Rancho. A partir de ahora llevará el nombre de su popular vecina, Emilia García "La Pixarra”. El primer edil, acompañado de los familiares de “La Pixarra” y de los concejales Cristina Pontón, Rubén Rosón y Agustín Iglesias Caunedo, además de representantes del Real Oviedo y vecinos, ha comenzado su discurso asegurando: “Estamos aquí para cumplir con una sencilla demanda  que nos ha hecho la Asociación de Vecinos de Guillén Lafuerza, que esta zona verde llevara el nombre de Emilia García ‘La Pixarra’, que nos dejó allá por el 2006 como personaje querido y entrañable que pervive en la memoria de Oviedo y de los ovetenses. Gracias a esta entidad por ayudarnos a mantener viva esa memoria popular y colectiva a través de este reconocimiento y gracias, desde luego, a la familia de Emilia por acompañarnos hoy en este acto y también a la concejala Cristina Pontón por la diligencia y eficacia en la tramitación”.

El alcalde ‘ha tirado’ de recuerdos, de su barrio, de El Rancho, para rememorar que antes de primer edil, mucho antes, “yo era Paquito el fiu de Carmina la sastra. Soy un alcalde que se crío en este barrio, que vivía junto a ‘Milia La Pixarra’, ella en el tercero y yo en el primero. La recuerdo como una mujer pequeña, delgada pero muy fuerte, con mucho nervio y genio, Se levantaba a las tres de la mañana lloviendo o nevando para ir caminando hasta el periódico Región y repartirlo. El Día de Nochevieja cogía todas las potas de casa, las ataba unas a otras y las bajaba arrastrando hasta la calle. Decía que le daba suerte. Era una gran mujer que además bailaba el Xiringüelu como nadie. Milia, además, refleja no solo la aficionada al Real Oviedo, sino una mujer, madre y abuela luchadora y trabajadora, que al igual que muchas madres de El Rancho en aquellos años el barrio más humilde de Oviedo.

En estas casas las puertas siempre estaban abiertas. De aquella solidaridad los niños mamábamos diariamente”. Por eso, ha proseguido el Alcalde emocionado, “este es el homenaje a Milia, a la gran aficionada al Real Oviedo, pero también a la madre que como tantas madres y abuelas luchadoras, trabajadoras, hicieron milagros para alimentar a su familia en aquella época”. El regidor ha descubierto entonces la placa acompañado del tataranieto de la “Pixarra”, el pequeño Pablo Cima Suárez. Orgulloso, el descendiente de Milia y su nieto, Jorge Suárez, “recordaremos por siempre este día”. La Real Banda de Gaitas ha cerrado el acto con el himno de Asturias. 

Dejar un comentario

captcha